El Ayuntamiento de Madrid está llevando a cabo un impulso de la planificación del empleo público presupuestando de forma progresiva las vacantes y de la mejora de los procesos para ofertar más de 8.300 plazas en los próximos dos años. Se trata de uno de los ejes de la Estrategia de Transformación de la Gestión de los Recursos Humanos para los próximos cuatro años, 2020-2023, acordada con los sindicatos municipales el pasado mes de diciembre.

El Consistorio quiere visibilizar la importancia que tienen las políticas de renovación paulatina del personal, dada la especial relevancia que adquiere el envejecimiento de la plantilla y la necesidad de evitar que el conocimiento se pierda. La edad media de los empleados fijos es de 50,4 años y en cinco años el 12 % de los efectivos fijos habrá alcanzado la edad de 65 años.

Para mejorar los procesos de aprobación y ejecución de Ofertas de Empleo Público (OEP), el Gobierno municipal va a convocar las plazas autorizadas por las OEP de 2017 y 2018 (un total de 2.314 puestos), evitando así su caducidad. A estas hay que añadir las plazas correspondientes a la Oferta de 2019 (1.687), recientemente aprobada, la del año 2020 y la de estabilización del empleo que ordene el proceso de consolidación de empleo temporal. El Ayuntamiento pretende impulsar así unos procesos selectivos ágiles que permitan ofertar casi 8.300 plazas.

La Estrategia de Transformación de la Gestión de Recursos Humanos contempla un plan de choque para la mejora del empleo público conformado por 15 actuaciones de carácter urgente que se adoptarán en un plazo máximo de tres meses. Una de ellas es la Oferta de Empleo Público para 2019 o el plan de formación 2020 orientado a los objetivos de la Estrategia, medidas ambas consensuadas con los sindicatos.

Por otra parte, en unas semanas estará completado un refuerzo de distritos llamado 3×21 que consiste en la asignación de tres funcionarios interinos de vacante en cada uno de los 21 distritos de la ciudad para dotar puestos de urgente cobertura, como tramitación de licencias y seguridad alimentaria. Además, otra de las medidas ya en marcha es la ampliación de jornada del personal fijo a tiempo parcial en las instalaciones deportivas, así como la ampliación del número de retenes en nueve socorristas, cinco médicos y cinco enfermeros con el fin de garantizar la prestación del servicio en situaciones de urgencia.

Fuente: 20minutos